La Asociación Española de Videojuegos (AEVI) quien en la actualidad es representada por su presidente Alberto González Lorca, el vicepresidente de Desarrollo Arturo Monedero y su director general José María Moreno, en días recientes llevaron a cabo una reunión con la vicepresidenta tercera del Gobierno y también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y el Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales del Gobierno de España Roberto Sánchez, dicha reunión tuvo lugar en la sede del ministerio en Madrid.

Como es sabido, la AEVI es la principal organización de la industria de los videojuegos en el país, tras lo cual se encarga de representar a más de 50 asociados que conforman toda la cadena de valor del sector, en ella se incluyen editores, distribuidores, desarrolladores, centros académicos y ligas de esports.

En dicha reunión, los representantes de AEVI presentaron a la vicepresidenta y al secretario de Estado la dimensión que ha alcanzado el sector de los videojuego en España, apuntándose como una de las principales industrias culturales del país, donde la misma presenta una base superior a los 15 millones de usuarios, sumado a un volumen de negocio que se ubica en torno a 1.500 millones de euros de facturación cada año.

Esta es una industria que se encuentra fuertemente ligada a la innovación y a los avances tecnológicos como lo son la inteligencia artificial, o la realidad virtual y aumentada, que cada día ha ido cobrando más peso en ámbitos como el sanitario, el educativo, el área cultural y la empresarial.

En el transcurso de la reunión, se realizó un balance sobre la situación que ha surgido en el sector a raíz de la crisis del Coronavirus. Aun cuando ha sido la menos golpeada si se le compara con otras industrias culturales (debido a su propia naturaleza digital), desde la asociación fue presentada ante el Gobierno dicho impacto que se considera negativo para el comercio minorista.

Sobre todo si se hace referencia al tejido de más de 400 estudios de desarrollo de videojuegos locales, que han sido especialmente afectados por dicha crisis por su condición mayoritaria de Pymes y micropymes de reducido músculo financiero.

En tal sentido, lo que la AEVI ha querido transmitir, es que el objetivo para la industria pasa justamente porque los estudios pequeños pasen a ser medianos y los medianos grandes, a fin de que estos logren trabajar en los proyectos más importantes a nivel internacional.

De este modo, se han presentado gran diversidad de propuestas con el objetivo de impulsar al videojuego como un sector verdaderamente estratégico dentro del contexto de la reconstrucción, por medio de medidas de estímulo con las que se pueda apoyar a compañías y trabajadores del sector.

Entre las propuestas se encuentra, la extensión del régimen de incentivos fiscales de otras industrias culturales españolas como pueden ser el cine y las artes escénicas a la producción de videojuegos, del mismo modo en el que ocurre en otros países que son punteros de nuestro entorno. Así mismo solicitaron iniciativas de apoyo a la internacionalización o la consolidación de las líneas de ayuda directas.