Si bien es cierto que todo lo que se utiliza inadecuadamente no es bueno, y en este caso citamos a los videojuegos, también es cierto que estos pueden aportar un gran número de beneficios para la salud y es la razón por la que cada vez son más usados dentro del ámbito médico y psicológico.

Los videojuegos han venido a ser paulatinamente una de las causas principales de sedentarismo en los niños en los países desarrollados. Gran cantidad de niños son capaces de aprender a usar primero tablets, ordenadores y teléfonos móviles que a hablar o caminar, por lo que es sencillo deducir que la tecnología ha venido a formar parte activa de su mundo desde que son bien pequeños.

Pero, si se hace buen uso de ella, entonces dicho fenómeno podría aportar diversas ventajas en vez de perjuicios. Es así, como cada día más estudios científicos se adentran en los beneficios que llegan a aportar a los niños este tipo de actividades, entre ellos: mejoran su destreza visual y auditiva, les enseñan a organizarse y trabajar en equipo e incluso llegan a ejercitar de mejor manera su memoria.

Con algunos juegos en específico también es posible que aprendan tareas que les serán importantes en su día a día, como puede ser orientarse en un mapa o tomar decisiones de un afirma rápida.

Como es lógico, para que puedan obtener tales beneficios, los padres deben mantener bajo control los juegos que son usados y durante qué horas lo están haciendo, de esta manera se aseguran que tengan una vida activa más allá de la consola y el ordenador.

Si todo lo anterior se ejecuta de la manera correcta, es cuando se obtienen beneficios más específicos, y ello es debido al fenómeno de la gamificación. Este se trata de una técnica muy empleada en el ámbito educativo, y su objetivo es que los niños lleguen a adquirir ciertos conocimientos curriculares mediante mecánicas de juego, bien sea con ayuda de los dispositivos electrónicos o sin ellos.

Con el tiempo, la gamificación salió de las aulas para llegar a las clínicas y hospitales, en donde es utilizada para ayudar a niños y adultos para mejorar los síntomas de todo tipo de trastornos neurológicos y mentales, los mismos van desde el autismo, hasta la bulimia, pasando por el alzhéimer.

La afición por las tecnologías del Autismo

Tratándose de uno de los trastornos del espectro autista, está caracterizado por un repertorio muy amplio de síntomas, aunque estos suelen variar de forma notable entre casos diversos. Sin embargo, en su mayoría coinciden en su dificultad al momento de interaccionar de forma social y en el desinterés por la inmensa mayoría de temas.

Más allá de todo eso, tienden a disfrutar con las nuevas tecnologías y los juegos del ordenador, lo que viene a suponer una gran baza a la hora de brindarles ayuda para mejorar los síntomas de su trastorno.

Uno de los pioneros de este tema fue James Tanaka, quien a mediados de la década de los 2000, quien es psicólogo cognitivo de la Universidad de Victoria, en Canadá, se ocupó de desarrollar Let’s Face it!, consistente en una serie de minijuegos, cuyo objetivo se enfocaba en aprender a interpretar las distintas expresiones faciales de los humanos.

para quienes son autistas, esto es algo que resulta difícil, lo que hace aún más complicadas sus interacciones sociales. Para su implementación, cuarenta y dos niños se dedicaron a jugar con el prototipo durante veinte horas, después de ello mostraron gran mejoría en su habilidad para interpretar las expresiones de los rostros que se les enseñaban.