Si hay una industria que tiene gran futuro, esa es la de los videojuego, ya que es uno de los sectores que más dinero ha venido facturando a nivel mundial. Tan sólo en España, durante el año 2018, logró facturar más de 800 millones de euros, experimentando un aumento del 12.5% si se le compara con año anterior.

Durante el 2019 dicha tendencia hacia el alza se mantuvo presente incrementando la facturación de las empresas del sector en un 14%, lo que hace un total 900 millones de euros.

En cuanto al año 2020, se pudo estimar que el crecimiento de la industria en España, alcanzará el 10.7%, lo que se traduce como un posicionamiento con ingresos superiores a 1.000 millones de euros. De acuerdo a un estudio que se llevaron a cabo si no se presentan modificaciones en las inclinaciones de los consumidores, entonces los beneficios fácilmente podrían superar los 1.200 millones de euros para el 2022. En tal sentido, el sector del videojuego se encuentra liderando el sector audiovisual situándose por delante del cine y de la música, al menos en nuestro país.

Durante los últimos meses del 2019, y de acuerdo a los últimos informes suministrados por la Asociación Española de Videojuegos, AEVI, tan solo en España se cuentan 15 millones de jugadores. Pero, una vez que hizo su aparición la pandemia del coronavirus, este consumo experimentó una notable alza en sus consumidores.

Diversas plataformas, una vez que se declaro el Estado de Alarma, pudieron experimentar un crecimiento en el número de usuarios comprendido entre un 30% y un 45%. En esta estadística, la tasa de hombres logró un 56% de los usuarios, mientras que, en el caso de las mujeres los datos señalan un 44% donde la edad media de los jugadores se encuentra situada entre 14 y 34 años.

Se conoce al día de hoy, que de manera creciente los jóvenes, incluyendo a los niños de menores edades, se dedican durante gran parte del día a realizar actividades online lo que, ha llevado a los videojuegos a posicionarse entre los principales hobbies. Gracias a esta reciente situación, se han activado las alertas sobre la sensibilidad que se presenta ante la adicción que pueden experimentar los más jóvenes hacia los videojuegos.

El ministro Alberto Garzón, señala que debe prestarse atención especial a los elementos de los videojuegos que puedan estar generando un consumo compulsivo, cosa que podría desencadenar una adicción en el jugador.

En dicho discurso, el ministro hizo alusión a las diversas recompensas al azar que los videojuegos vienen ofreciendo a cambio de micropagos. Debido a que dichos «premios» suelen ser desconocidos para el jugador hasta el momento en el que realiza su pago, cada micropago puede convertirse en un intento frustrado con el que el jugador busca conseguir esa recompensa que es tan deseada, lo que podría generar un algo compulsivo de comprar y también de adicción en esos jugadores que son más sensibles.

Entre los más adictivos y propensos a generar un consumo compulsivo en el jugador se encuentran los videojuegos multiplataforma, rol, multijugador y online que según los especialistas, estos concretamente incitan a mantener una competición muy intensa con el resto de jugadores sin que se tenga establecido algún límite temporal.